El arte de convertirse en el mejor Negociador para su empresa

Diariamente conseguir algo para nuestro bien se convierte en una negociación, usamos nuestras mejores armas comunicacionales, gestos y palabras que nos ayudaran a obtener lo que deseamos. A veces se vuelve un arte, de ahí que cualquiera pueda vender algo, pero no todos lo hacen con la elegancia que lo ejecuta un negociante. De ahí que se vuelva algo que se estudie en Colombia.

negociadorPor ende, es que existen varios tipos de negociadores que se diferencian en la forma de expresar su discurso, el objetivo que quieren lograr y las capacidades que posea como vendedor. El cual, dentro de una organización cumple funciones muy relevantes que causan un efecto fundamental en el desarrollo del negocio, cerrar cuentas y que continuar atrayendo más y más clientes.

Estos individuos contribuyen además, a la imagen de la empresa. Hay veces que es posible clasificarlos bajo adjetivos, según su comportamiento. Existen los negociadores colaboradores, que presentan siempre soluciones a los problemas, justas para la empresa y el cliente. Están los negociadores manipuladores, a quienes no les importa la forma con tal de lograr el objetivo. Además, se incluyen aquellos que son competitivos, transigentes o evasivos. Dependiendo de la meta, se comportarán de esa manera.

Pero sin nos centramos en el estilo de cada negociador, resaltan dos personalidades que se diferencian en el enfoque que quieren darle a sus negociación para lograr cerrar una cuenta, acuerdo o negocio:

  • Negociador con enfoque en el interés de las personas: Este tipo de negociador mantiene una excelente relación con el futuro cliente. No le gusta crear problemas, se comporta de manera cordial y no le gusta crear problemas. Contribuye informando claramente las condiciones y objetivos. No presiona y juega limpio.
  • Negociador con enfoque en el producto final: Busca simplemente lograr el objetivo sin importar los medios. Es capaz de crear ambientes tensos, intimidando y presionando. No da paso otra alternativa que no sea la que él presenta. No le interesa tener una buena relación con el cliente, sino lograr el negocio a través de sus técnicas.

Lo ideal es que el negociador del siglo XXI, se encuentre en un punto medio de estos dos negociadores, ya que ningún extremo es bueno. Para la empresa contar con un negociador pasivo, no le conseguirá finiquitar ningún negocio, porque no está pensando en las necesidades de la organización y, un negociador egoísta no tomará en cuenta lo que el cliente busca.

, ,

Comments are closed.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes