Previniendo las enfermedades respiratorias

Rate this post

Las enfermedades respiratorias pueden tener diversas causas, especialmente si nuestro sistema inmunológico no está fortalecido como se debe. La realidad, es que esas enfermedades hacen imposible la vida de algunas personas, sobretodo en el invierno, época del año que ocurre un gran aumento en las crisis de sinusitis, gripe y resfriado.

Diferencias entre gripe, resfriado y sinusitis

Por contener síntomas parecidos, muchas veces podemos hacer una confusión de enfermedades entre sinusitis, gripe y resfriado. Por eso, hoy vamos explicar un poco sobre las diferencias que estas enfermedades poseen.

Los resfriados son causados por virus. Ellos corresponden a la mayoría de las infecciones respiratorias y en su gran mayoría no pasan de un período de 5-7 días. Este tipo de enfermedad no suele provocar síntomas muy intensos, la fiebre, por ejemplo, no es común, y cuando presente normalmente es baja.

Las gripes también son infecciones respiratorias causadas por virus, pero normalmente presentan síntomas más intensos que los resfriados. El dolor de cabeza, dolor en el cuerpo, fiebre más alta y síntomas gastrointestinales (dolor de vientre, mareos y diarrea), son de mayor grado de incomodidad y suelen durar en el máximo de 10 días.

Las sinusitis son inflamaciones de las cavidades paranasales, provocadas por bacterias. La gran mayoría de los casos de sinusitis aguda aparecen después de una gripe o resfriado.

En todos los casos, es de suma importancia buscar una opinión médica si los síntomas son fuertes o frecuentes.

respiratoria

Volviendo al tema principal de este artículo, al referirnos a las enfermedades respiratorias es indispensable buscar clínicas y profesionales  responsables, tanto para el diagnóstico como también para el tratamiento de esa situación (que demás de ser muy molestosa, especialmente en niños y adultos mayores, también puede ser grave).

Conoce algunas maneras de evitar y prevenirse contra las enfermedades respiratorias:

  • Fortalecer el sistema inmunológico mediante el consumo de alimentos ricos en vitaminas y minerales, tales como frutas, verduras y cereales.
  • No fumar, evitar estar cerca de los que fuman y evitar quedarse ambientes cerrados con humo del cigarrillo.
  • Tomar la vacuna contra la gripe cada año, antes de que llegue el invierno. Esta vacuna se recomienda especialmente para los ancianos y los pacientes que sufren de enfermedades crónicas como el asma, la bronquitis y la sinusitis, por ejemplo.
  • Mantenga la casa y lugar de trabajo libre de ácaros. Una buena limpieza, quitando constantemente el polvo del suelo, los muebles y objetos, cambio o limpieza periódica de las alfombras, cortinas y ropa de cama son claves fundamentales.
  • Evitar las multitudes y espacios cerrados o con poca ventilación. Esas situaciones contribuyen mucho el acumulo de virus, hongos y bacterias que pueden ser perjudiciales para la salud.
  • Tomar 1 taza de jugo de naranja todos los días. La fruta es muy rica en vitamina C, que ayuda a mejorar considerablemente las defensas del organismo.
  • Mantenga los ambientes húmedos, eso facilita la respiración.

Cuando tratamos de bebés, niños, ancianos y personas en recuperación de alguna enfermedad, estas medidas deben ser todavía más llevadas en cuenta. A pesar de estas precauciones simples ayudaren a prevenir diversos tipos de complicaciones respiratorias, en caso de alguna crisis el recomendable es consultar un doctor en cuanto antes.

, , ,

Comments are closed.